Preguntas frecuentes para personas viviendo con VIH

Home /  Empresas /  Preguntas frecuentes para personas viviendo con VIH

Hay muchas dudas, temores, mitos y tabúes alrededor de vivir con VIH y el mundo laboral. Estas dudas son tanto de las personas que viven con el virus como de los empleadores. Acá te ofrecemos las respuestas basadas en la ley y los derechos humanos más comunes.

¿Qué actos se consideran discriminatorios?

Por parte de la empresa:

  • Realizar el test de VIH en estudios pre-ocupacionales o cualquier otro examen de salud de la empresa.
  • Pedir al empleado que notifique su diagnóstico por VIH al área de RRHH o cualquier otra área.
  • Violar la confidencialidad, socializando el diagnóstico de un empleado con otras personas al interior de la compañía, con gerentes o con el equipo.
  • No otorgar los mismos beneficios que la empresa otorga a todos sus empleados.
  • Generar distinción en las tareas a realizar, remuneración u otros aspectos de la vida laboral.
  • Otorgar menos oportunidades en las posibilidades de promoción o salario.
  • No prevenir o sancionar el abuso psicológico de compañeros de trabajo y hacer como que no pasa nada.

Por parte de los empleados:

  • La discriminación puede evidenciarse a través de bromas, susurros/chismes, habladurías, chantaje, extorsión, insultos, marginación o el uso de información personal/privada con el fin de degradar, es decir un “bullying psicológico” que genera la sensación de menosprecio y vulnerabilidad.

Se deben evitar por todos los medios los daños producidos por efecto de prácticas discriminatorias que generan estigmatización, asilamiento y exclusión de las personas que tienen VIH. Así también, los actos discriminatorios pueden tener un costo monetario para la empresa si la situación se judicializa.

¿Es legal que pidan el testeo para VIH en el preocupacional?

Desde el 13 de abril de 2015 la resolución N° 270/15 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social explícita la prohibición de la realización del test de VIH en el examen pre-ocupacional.

En la etapa de selección de personal es frecuente que el postulante realice una serie de entrevistas y exámenes vinculados a conocer la aptitud para el puesto a ocupar; en tales circunstancias la superación exitosa de esas etapas es la antesala a la obtención efectiva del puesto de trabajo. Una vez concluido el proceso de selección, se realiza al postulante el referido examen preocupacional, de acuerdo a lo reglamentado por la Resolución SRT 37/10, constituyéndose en un requisito legal necesario para el inicio de la relación laboral.

El examen preocupacional es responsabilidad del empleador y tiene como objetivos fundamentales evaluar la aptitud física del trabajador, descartando de esta forma que la actividad laboral que va a ejercer sea perjudicial para su salud y detectar todas aquellas afecciones preexistentes. Como define su denominación, se realiza con anterioridad al ingreso laboral y no debe exceder el mes de antelación. Es importante destacar que por la naturaleza del mismo no puede ser utilizado como elemento discriminatorio por parte del empleador, mucho menos aún en ocasión de infección por VIH, no puede utilizarse el resultado de los estudios para limitar, restringir o anular el derecho al trabajo.

Saber si un empleado tiene VIH no tiene ningún beneficio para la empresa, averiguar esta información resulta ilegal, arbitrario e innecesario. Además se estaría violando el derecho a la privacidad e intimidad de la persona. Por ende, las empresas no deberán realizar de forma voluntaria, ni escondida, la prueba de VIH a empleados o potenciales empleados.

¿Cómo debo proceder si me piden el testeo?

La Ley Nacional de Sida (23.798) y su decreto reglamentario (1.244/91) establece que el test de VIH es voluntario y debe ser con consentimiento informado. Es decir, nos tienen que informar que están realizando ese test y uno consentir por medio de una firma para que sea realizado.

En el caso de un examen preocupacional, aún con consentimiento del trabajador, el mismo no es producto de una decisión libre y esclarecida. No debería constituirse en un requisito tanto para la admisión, como para la continuación del empleo.

Siempre que vayas a realizarte un examen preocupacional, te sugerimos que prestes atención a los papeles que te hagan firmar sobre los estudios que vayas a realizarte. En el caso que esté pidiendo consentimiento informado para el test de VIH, la sugerencia es que firmes para que lo hagan. Un resultado positivo no debería poner en riesgo ni la admisión ni la continuidad en un empleo, de ningún modo puede constituirse en un impedimento para comenzar a desplegar la actividad laboral.

La Ley 23.592 prohíbe todo acto discriminatorio; se consideran tales acciones u omisiones discriminatorias determinadas por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.

¿Debo informar durante el proceso de selección que tengo VIH?

No, ni oralmente en las entrevistas que tengas durante el proceso de selección ni por escrito en una declaración jurada de salud (en caso que hicieran firmarla). El derecho a la intimidad está garantizado por la Constitución Nacional; es por ello que ninguna persona tiene obligación de develarlo en ninguna circunstancia relacionada al trabajo.

Cuando ya estoy trabajando ¿Debo notificar al empleador y a mis compañeros que tengo VIH?

No. La Ley Nacional de Sida protege la confidencialidad de las personas; es por ello que ningún actor social, laboral ni familiar puede exigir a una persona con VIH que lo devele. Es importante recordar que la infección por VIH no genera ningún factor que inhabilite a la persona a realizar un trabajo y que tampoco es un riesgo para sus compañeros.

Si decido notificarlo, ¿Hay un modo legal de hacerlo?

Existen personas que sienten la necesidad de notificar a su empleador que viven con VIH, más allá de que no tiene por qué hacerlo. En estos casos recomendamos lo siguiente:

  1. Hacerlo de manera escrita por medio de un telegrama laboral – que es gratuito- o carta documento. La notificación escrita permite dirigirlo a un área específica (gerencia o presidencia de la firma), exigiendo el resguardo del derecho a la confidencialidad establecido en la Ley Nacional de Sida y su decreto reglamentario. Toda persona que tome conocimiento de que la otra se encuentra infectada por el virus VIH, tiene prohibido revelar dicha información y no puede ser obligada a suministrarla. Además no se debería modificar tus derechos o situación laboral.
  2. El texto de notificación es muy específico, por lo que desde Fundación Huésped ponemos a disposición el servicio de Promoción de Derechos (gratuito), brindado por abogados/as que pueden asesorarte en la redacción de este documento.

¿Me pueden despedir si notifico?

La notificación por VIH no debería constituirse en un impedimento para la continuidad laboral. Sin embargo, notificar tampoco protege a la persona de un eventual despido si no cumple con el contrato que fue establecido.

Si tengo VIH ¿Tengo un régimen de licencias por enfermedad diferenciado?

No existe un régimen de licencias médicas diferente para los trabajadores con VIH. Las licencias médicas son las mismas para todos los trabajadores (sólo se diferencian teniendo en cuenta la antigüedad en el trabajo y las cargas familiares), al igual que los permisos en caso que se necesite pedir un día para la visita con el médico y/o la realización de estudios. De acuerdo al propio contrato, es responsabilidad del empleado en conjunto con el empleador organizar como será recuperado ese tiempo (si eso fuera exigido). En el caso que el empleador solicite constancia o certificado médico por la ausencia, se recuerda que no es necesario notificar el diagnóstico VIH positivo.

Si recién inicio el tratamiento y necesito pedir licencia, ¿qué debo hacer?

Las licencias médicas son las mismas para todos los trabajadores, sólo se diferencian teniendo en cuenta la antigüedad en el trabajo y las cargas familiares. El momento en que se recibe el diagnóstico, como el de inicio del tratamiento por VIH, se constituyen en situaciones claves. En caso que fuera necesario solicitar una licencia, se podrá hacerlo con prescripción médica en la que no es necesario notificar el diagnóstico VIH positivo.

Si tengo VIH ¿Puedo pedir tareas especiales?

Vivir con VIH no implica en sí mismo una modificación del contrato laboral ni adecuación de tareas, a menos que sea necesario para resguardar la salud de la persona. Para ello, será preciso contar con la indicación del médico tratante a través de una prescripción médica (se reitera que no es necesario notificar el diagnóstico VIH positivo), y el empleador tiene la obligación de adecuar las tareas dentro del marco de sus posibilidades.

Es importante recordar que tener VIH no e da más derechos que al resto de los empleados, y la modificación de las tareas debería ser temporal en la medida en que el médico tratante indique.

¿El VIH es considerado una incapacidad laboral?

El VIH no es en sí mismo discapacitante. Puede aparecer la discapacidad como consecuencia de una enfermedad oportunista, pero las personas con VIH no son discapacitadas por el simple hecho de vivir con el virus.

¿Hay algún oficio o profesión que no pueda realizarse teniendo VIH?

No. Las personas con VIH tienen los mismos derechos que cualquier otra persona y pueden desempeñarse laboralmente en la profesión u oficio que elijan, en ningún caso se puede utilizar el resultado positivo en forma discriminatoria, y en caso de que ello suceda, la persona tiene la posibilidad de hacer el reclamo pertinente. Desde Fundación Huésped ponemos a disposición el servicio de Promoción de Derechos (gratuito), brindado por abogados/as que pueden asesorarte en estas situaciones.

¿Qué debo hacer si me entero que un compañero tiene VIH?

Si se enterara que un compañero de trabajo tiene VIH, en ningún caso debe develarse esta información, ni a otros compañeros ni a las gerencias, ya que forma parte de la esfera de privacidad de las personas. Del mismo modo, no existe obligación legal de notificar la infección.

Es importante recordar que la infección por VIH no genera ningún factor que inhabilite a la persona a realizar un trabajo y que tampoco es un riesgo para sus compañeros. El contacto y tipo de vínculo que se da en el ámbito laboral con una persona con VIH no tiene riesgo de transmisión del virus. Se le debe tratar como a cualquier otro empleado.

El derecho a la intimidad es un derecho que se encuentra protegido por nuestra Constitución Nacional y en normas específicas de nuestro sistema de derecho. La Ley Nacional de Sida y su decreto reglamentario establecen la obligación de guardar confidencialidad. Toda persona que tome conocimiento de que la otra se encuentra infectada por el virus VIH, tiene prohibido revelar dicha información y no puede ser obligada a suministrarla.

Si tengo VIH ¿Qué puedo hacer para cuidar a los demás?

El virus de VIH no se transmite de forma casual, sino a través de 3 vías muy claras y bien definidas (si deseas información sobre estas formas de transmisión te invitamos a que veas la web: www.huesped.org.ar)

En caso que ocurriera un accidente laboral, es importante destacar que las medidas de bioseguridad no deben cambiarse según la persona, ya que cualquier infección –más allá del VIH- puede transmitirse a través de la sangre. La utilización de elementos de bioseguridad se constituye, en la actualidad, en prácticas universales y obligatorias, sin importar si existe infección conocida o no por VIH. Es responsabilidad del empleador conocer y contar con los elementos de protección (Ej.: guantes de látex) y notificar el accidente en forma inmediata a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo.

¿Quién cubre el tratamiento para VIH?

Según la Ley Nacional de Sida y su decreto reglamentario, en Argentina las personas con VIH tienen garantizado el tratamiento médico, farmacológico y psicológico a través de las obras sociales, empresas de medicina prepaga, o el hospital público (en caso de no tener otra cobertura). Por lo tanto, el tratamiento para VIH no implica costos diferenciales para el empleador.

¿El empleador puede enterarse que tengo VIH a través de la obra social?

No. La Ley Nacional de Sida y su decreto reglamentario establecen la obligación de guardar confidencialidad. Toda persona que tome conocimiento de que la otra se encuentra infectada por el virus VIH, tiene prohibido revelar dicha información y no puede ser obligada a suministrarla. Ningún actor social, laboral ni familiar puede exigir que esta información sea develada.

¿Sucede lo mismo si tengo prepaga en lugar de obra social? ?

Si el empleador ofrece además de la obra socia la cobertura médica de una empresa de medicina prepaga, hay que tener en cuenta que de acuerdo a lo establecido en la Ley 26.682 y sus decretos reglamentarios existe una tarifa diferencial (más onerosa) para las personas con enfermedades preexistentes. Por este motivo, antes de aceptar este beneficio es importante asesorarse jurídicamente, ya que existe el riesgo de perder la confidencialidad del diagnóstico.

Desde Fundación Huésped ponemos a disposición el servicio de Promoción de Derechos (gratuito), brindado por abogados/as que pueden asesorarte en estas situaciones.

¿Por cuánto tiempo me cubre la obra social una vez que me desvinculo del empleo?

Se entiende por desvinculación el despido formal por parte del empleador o la renuncia del trabajador. Las obras sociales tienen obligación de continuar con su cobertura de salud por el plazo de 90 días posteriores a la fecha de desvinculación.

Para contactar al servicio de Promoción de Derechos (gratuito) puedes llamar al: Pueden comunicarse gratuitamente al 0800-222- HUESPED (4837) o escribir al mail: derechos@huesped.org.ar

Datos de contacto

Angel Peluffo 3932
(C1202A88) Bs.As. Argentina
Tel./Fax: (5411) 4981 7777
Email: empresas@huesped.org.ar
compromisolaboralvih.org
se aloja en

Fotografias: Gentileza Latinstock